Desde hace unos meses, con el fin de mejorar la satisfacción de nuestros pacientes, el Dr. Rubén García-Pumarino ofrece, a todos sus casos de aumento mamario, las más novedosas técnicas de SIMULACIÓN 3D.

En la primera visita a nuestra consulta de cirugía plástica y estética en la calle Núñez Morgado de Madrid, el Dr. García-Pumarino realizará las mediciones del tórax y las mamas para delimitar las medidas de anchura y altura de los implantes mamarios que más concuerdan con tu anatomía particular.

Finalmente, mediante un escáner de tu propio tórax se generará una imagen virtual en el ordenador. Mediante la tecnología 3D del software de CRISALIX® podremos probar los diferentes implantes mamarios preseleccionados para ver cual es el que mejor se adapta a ti. Seremos capaces de cambiar el tipo de implante (anatómico o redondo), variar la altura, la anchura, la proyección y el volumen del implante hasta obtener una precisa visualización del resultado final.

crixalix logo

El aumento de pecho o cirugía de aumento mamario es la cirugía más frecuente en nuestra práctica habitual. En España se estiman unos 18.000 procedimientos anuales de aumento mamario. A pesar de ser una cirugía frecuente y de alta satisfacción, las pacientes se enfrentan a la incertidumbre de si el resultado final será el deseado.

Hasta hace poco tiempo la elección del tamaño y del tipo de prótesis recaía únicamente en el cirujano. Durante las consultas preoperatorias, el cirujano se informaba sobre los gustos y las preferencias de sus pacientes para elegir el tipo y tamaño de las prótesis mamarias.

Estas decisiones eran relativamente sencillas cuando los fabricantes sólo ofrecían prótesis redondas. Con la introducción de los implantes anatómicos (que ofrecen diferentes alturas, anchuras y proyecciones) la selección del implante más adecuado para una paciente particular se volvió más complejo.

El ideal de una mama bonita también difiere entre personas. Dos mujeres con un hábito corporal similar pueden buscar volúmenes totalmente distintos durante la planificación de un aumento mamario.

Por todo lo anterior, debe ser la paciente la que decida la forma y tamaño del implante mamario que desea. Ofrecer métodos de simulación de resultado a las pacientes permite disminuir el estrés de las pacientes ante un resultado incierto.