La obesidad es la gran pandemia del siglo XXI. Los cambios en los hábitos alimenticios, así como una vida sedentaria son causas principales del problema. Se estima que en EEUU el 66% de la población sufre sobrepeso u obesidad, siendo una de la principales causas de mortalidad, cada año fallecen al menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.

La obesidad forma parte del síndrome metabólico, y es un factor de riesgo conocido, es decir, es una indicación de la predisposición a varias enfermedades, particularmente enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, apnea del sueño, ictus y osteoartritis, así como para algunas formas de cáncer, padecimientos dermatológicos y gastrointestinales.

La cirugía bariátrica es el conjunto de procedimientos quirúrgicos usados para tratar la obesidad, buscando disminución del peso corporal y como alternativa al tratamiento con otros medios no quirúrgicos. Tras la cirugía, se produce una importante pérdida ponderal, la piel no es capaz de retraer por lo que se acumula una gran exceso de piel principalmente en abdomen, muslos, brazos y tórax.

La abdominoplastia es la técnica empleada en el tratamiento del exceso dermograso en el abdomen.